lunes, 13 de abril de 2015

30

TORTAS DE PASCUA MURCIANAS


Empezamos semana y lo hacemos con una receta dulce, tan dulce como la personita que me la dio a conocer, ella es María, del blog COSICAS DULCES ... Y ALGUNA SALADA, si me decís que no la conocéis no os voy a creer.

María es bondadosa, cariñosa y dulce  (como su blog) no tengo la suerte de conocerla en persona, pero ... no hay que perder la esperanza, dicen que cuando deseas algo con muchas ganas, tienes que cerrar los ojos y apretarlos fuerte y el deseo se cumplirá, así que .... venga todos a hacer fuerza conmigo para que María y yo nos conozcamos personalmente muy prontito.

Además hay un murcianico, que me ha hablado maravillas de ella, así que no ha hecho más que aumentar mis ganas de conocerla. María ¿Sabes de quién te hablo? jejejeje

Si visitáis el blog de María vais a  encontrar unas recetas llenas de experiencia y vivencias, además van acompañadas de unas fotografías impecables y bonitas. Así que ... no os lo penséis mucho e id a hacerla una visita, veréis que no estoy exagerando ni una "mijica"

Cuando María publicó estas tortas hace 4 meses las hice de inmediato, me llamaron poderosamente la atención  y las hice sin dudar, pero ... un día por otro han ido permaneciendo aquí en el borrador, las pobres con unas ganas de ver la luz, hasta hoy que por fin van a tener el lugar que merecen, un lugar de honor en este humilde blog. Tengo que decir que no me defraudaron nada, son unas tortas deliciosas, blanditas, con un sabor intenso a naranja. Yo hice la mitad de la receta para no castigar más mi cuerpo serrano, jajaja, cosa de la que luego me arrepentí, porque anda y que no están buenas.

Y ahora ... ¿Vamos con la receta?


INGREDIENTES

200 gr de harina
150 gr de azúcar
50 ml de aceite de oliva fría  ** infusionado con una piel de naranja 
50 ml de zumo de naranja
35 ml de anis
113 gr de almendra molida ** yo usé almendras que recogí yo misma de almendros que hay dónde vivo
3'5 gr de bicarbonato
10 gr de levadura
1/2 huevo ** lo que hice fue batirlo y pesarlo, y coger la mitad 
Ralladura de la piel de 1 limón
Ralladura de la piel de 1 naranja
Huevo batido para pincelar
Azúcar para espolvorear



PREPARACIÓN

En un bol ponemos la harina, la levadura, el bicarbonato, el azúcar, las ralladuras de limón y naranja y la almendra, mezclamos bien.

Hacemos un volcán en el medio al cuál añadiremos el anís, el aceite, el zumo de naranja y el huevo.

Ahora como dice María, vamos a acariciar la masa, para ello vamos a ir incorporando la harina de alrededor al centro, amasamos con delicadeza hasta que los líquidos se hayan integrado en los sólidos, en este momento enharinamos la encimera, sacamos allí nuestra masa y amasamos hasta conseguir una masa lisa, blandita y pegajosa. En ese momento dejamos reposar (no va a levar) sólo a reposar.

Tras el reposo vamos tomando porciones y dándole formas de torta, las aplanamos y les hacemos unos agujeros con la yema de nuestros dedos. Vamos dejándolas en la bandeja de horno que habremos cubierto con papel sulfurizado y pincelamos con huevo batido. Espolvoreamos con una cantidad generosa de azúcar y dejamos reposar otros 30 minutos (dentro del horno) APAGADO.

Pasado este segundo reposo, sacamos del horno y lo precalentamos a 200º .

Horneamos con calor arriba y abajo, hasta que nuestras tortas estén doraditas, el tiempo de horneado varía dependiendo de cada horno, esto ya lo sabéis. Así que .... estad pendientes de ellas para que no se quemen.

Espero que os animéis a hacerlas, os sorprenderán lo deliciosas que son.



Besotes !!! Hasta pronto !!!

miércoles, 8 de abril de 2015

48

COCA DE TRAMPÓ


Erase una vez dos amigas que se hacían llamar "Chu" y "Mu" , se conocieron a través de internet, empezaron compartiendo risas, gustos similares, mensajes a diario y confidencias, muchas confidencias.

Con el paso del tiempo esa amistad se fue afianzando y crearon un vínculo muy fuerte que con los días, semanas, meses y años se ha convertido en una AMISTAD PRECIOSA a la que sólo le falta una cosa, verse en persona, y darse un abrazo gigante, ya se han puesto cara y voz en muchas ocasiones, pero .... la distancia que las separa hace que hoy por hoy sea difícil ponerle remedio al hecho de juntarse. Pero no hay que perder la esperanza ¿Verdad? 

Así que ... mientras llega ese momento estas dos amigas se "juntan" virtualmente en sus cocinas para ofreceros platos afines a las dos. Ahh ¿sabéis de quién hablo, conocéis a estas amigas? Por si alguien no lo sabe sus verdaderos nombres son Isabella y una servidora.  

Un día dijimos de retarnos para así cocinar cosas que normalmente no haríamos, cada vez que vemos o se nos antoja  hacer algo lo ponemos en conocimiento de la otra, lo desgranamos jajaja y nos ponemos una fecha para publicarlo y así es como surgieron estos "retos" 

Esta coca surgió a raíz de mi viaje a Palma de Mallorca, allí la probé y quedé encantada con ella, me gustó muchísimo, así que no tenía la menor duda de que en cuanto llegara a casa la iba a hacer, se lo comenté a "Chu" y he aquí el resultado. No se os olvide pasar a ver la de Isabella, en su blog LA RANA DE AZÚCAR. 





Y ahora si .... ¿vamos con la receta?



INGREDIENTES 

300 gr de harina de fuerza
50 ml de aceite de oliva
100 ml de agua templada ** yo tuve que añadir un poquito más
10 gr de levadura seca de panadero o 25 gr de levadura fresca ** yo usé seca
50 gr de manteca de cerdo a temperatura ambiente
1 cucharadita de postre de sal
6 tomates pera 
1 cebolla grande
2 pimientos blancos ** yo no encontré y usé el italiano
1/2 pimiento rojo ** este se lo puse porque a mí me gusta
1 + 1/2 cucharadita de pimentón dulce
Aceite 
Sal



PREPARACIÓN

En un bol o un vaso disolver la levadura con el agua templada.

En el bol donde vayamos a preparar la masa, poner la harina, el aceite, la sal y la manteca, mezclar bien con las manos, añadir el agua y amasar durante 5 minutos mínimo. Sacar a una encimera enharinada y amasar hasta conseguir una masa suave. Una vez tengamos la masa lista, la metemos en un bol, la tapamos y la dejamos en un sitio libre de corrientes, esperamos a que doble su volumen.

Ahora vamos a preparar las verduras, las lavamos y cortamos en trozos más o menos iguales, las vamos metiendo en un bol, y cuando las tengamos listas, añadimos un buen chorreón de aceite, la sal y el pimentón, mezclamos y reservamos.

Una vez nuestra masa a doblado su volumen, sacamos, amasamos durante un par de minutos y volvemos a dejar levar durante 30 minutos  ** 


**  NOTA : 

Yo ese paso me lo salté, no me daba tiempo a dejarla levar de nuevo, aún así salió muy pero que muy buena. Una masa crujiente y deliciosa, la cuál os recomiendo.

Ponemos a precalentar nuestro horno a 190 º

Engrasamos la bandeja del horno o bien le ponemos papel sulfurizado encima. Cubrimos toda la bandeja con la masa, lo podemos hacer con las manos o con la ayuda de un rodillo. Debe quedar un grosor de 1 cm aproximadamente.

Escurrimos las verduras en un colador, para quitarles el líquido que han soltado, de no hacerlo nos humedecería la masa.

Colocamos las verduras encima de nuestra masa y horneamos SÓLO calor abajo durante 45 minutos. Esto lo hacemos para que se cocine bien la "suela" . Pasado este tiempo bajaremos la temperatura a 170º y pondremos calor arriba y abajo o ventilador si se tiene, y hornearemos hasta que las verduras tomen color. En ese momento sacaremos del horno, dejaremos templar sobre la misma bandeja y podemos servir nuestra deliciosa y crujiente coca.

Como veréis no es nada complicada, espero que os animéis a prepararla.


Besotes !!! Hasta pronto !!!



lunes, 23 de marzo de 2015

50

PESTIÑOS


Comenzamos semana y yo vuelvo a la carga, y sigo recordando esas cosas buenas que me pasaron días atrás, ¿os acordáis de mi escapada a Mallorca? Pues a los pocos días de ese viaje, recibo un mensaje de mi amiga Marta, mi amiga pinuina, diciéndome que viene a Madrid, después de unos meses sin vernos por fin toca reencontrarse. Pero no íbamos a estar solas, compartimos desayuno y comida con Celia Lastres, que desde que colaboró en Desayuna Galicia se ha convertido en gran amiga de Marta. Para mí fue un placer conocerla, me resultó super agradable y muy cercana. Hablamos largo y tendido de cosas muy dispares, y pasé un día muy bueno. Gracias a ambas por este encuentro.


Celia Lastres, Marta y yo

En pocos días llegará la Semana Santa, y dejaremos aparcada la operación bikini para disfrutar de todos los dulces típicos de estos días. Yo como voy a estar fuera me he querido adelantar para que luego no se me queden en el tintero. Es la primera vez que hago pestiños, el año pasado cuando estuve en Córdoba (también en Semana Santa) me traje la receta de la tía de mi marido, ella fue la que me enseñó a hacerlos, así que gracias tita Manoli porque son una delicia, de ello pueden dar fe varias amigas (May, MªCarmen, Lola y Merce) a las que les di unos poquitos para que probaran, gracias también a vosotras chicas, por probarlos, jejejeje, hay que compartir, porque no es cuestión de ponerse redonda una sola jajajaja ¿no os parece? Bueno y vamos con la receta que seguro que estáis deseando leerla.

Recordad que en el blog ya tengo publicada la leche frita y las torrijas




INGREDIENTES PARA 80 PESTIÑOS APROXIMADAMENTE

245 ml de aceite de oliva frito y frío
245 ml de vino blanco ** yo usé vino fino
2 sobres de azúcar avainillado
1 huevo
1 sobre de gasificante ** se usan los dos sobres
1 chorreón generoso de anís
Harina, la que admita ** a mí me cogió 1 kg
Aceite de oliva para freír
Azúcar y canela para rebozar

PREPARACIÓN 

Calentar el aceite a fuego bajo, sin que llegue a hervir, cuando coja temperatura, retiraremos y reservaremos hasta que esté fría.

Cuando el aceite esté fría, en un bol, ponemos el aceite, el vino, el azúcar avainillado, el huevo, el anís y el gasificante (recordad, los dos sobres) y mezclamos bien. Poco a poco vamos añadiendo la harina, es importante no incorporarla de golpe, porque a lo mejor no la necesitamos toda.

Tenemos que mezclar bien con una cuchara de madera hasta conseguir una masa homogénea y nada pegajosa.

Ponemos un cazo o sartén con bastante aceite de oliva a calentar.

Cuando tengamos la masa lista, vamos haciendo bolitas, no muy grandes. Cada bolita la vamos a estirar, y cuando la tengamos estirada, vamos a doblar las puntas, hasta unirlas.

El aceite deberá estar caliente pero no en exceso ya que si está muy caliente se nos dorarán enseguida y se quedarán crudos por dentro.

Vamos a freír dándoles vueltas para que se hagan bien por ambos lados. Cuando están doraditos, vamos sacando y dejamos escurrir en un plato con papel absorvente.

Por último pasamos por una mezcla de azúcar y canela y los tendremos listos.

¿Qué dices, que te gustan más con miel que con el rebozado de azúcar y canela? No hay problema.

En un cazo pon 300 gr de miel y 3 cucharadas soperas de agua. Calienta esta mezcla a fuego lento, hasta que veas que la miel ya está líquida. Cuando saques los pestiños de la sartén y estén escurridos, sumergelos en el cazo y bañalos bien por ambos lados, deja escurrir sobre un plato y los tendrás listos.

Tu ya eliges el acabado final para tus pestiños.



Besotes !!! Hasta pronto !!!

lunes, 16 de marzo de 2015

38

CALLOS A LA MADRILEÑA



Lo primero que he de hacer es disculparme por mi ausencia, por todo este mes que he estado desaparecida. He vuelto ... ¿por cuánto tiempo? No lo sé, jejeje espero que por mucho pero ... solo el tiempo lo dirá. 

Estamos entre dos aguas, que si hace frío, que si hace calor y no termina de asentarse el tiempo, así están las cabezas , no me digáis que no. 

En estos días sin aparecer, ha habido de todo, cosas buenas y cosas menos buenas. De las cosas menos buenas no voy a hablar, se quedan ahí. Pero .... las cosas buenas hay que gritarlas a los cuatro vientos, ¿Verdad? pues el caso es que me he escapado un par de días, con mi amiga Vivi a Palma de Mallorca, ella fue la afortunada en un concurso que se hizo hace unos meses y fue agraciada con un fin de semana en la fantástica isla de Mallorca, y tuvo a bien invitarme a irme con ella, es algo que nunca olvidaré, fue un detalle precioso por su parte. 

Fueron 2 días y medio a tope, llegamos el viernes por la noche y cenamos con Marian, Caty, Juana, Manu y Fran en el restaurante Claxon. Una cena espectacular con una compañía fantástica. Gracias chic@s




El sábado El Consejo Regulador de Sobrasada de Mallorca, nos llevó de excursión a la fábrica de sobradada La Luna , espectacular la visita, fue un placer enorme. Más tarde estuvimos viendo cerditos negros, y para terminar la mañana, nos llevaron a comer a un sitio precioso, Celler de Ca'n Font, situado en Sinau. Disfrutamos de la gastronomía mallorquina, muy variada y deliciosa. 





Entre los platos que nos ofrecieron estaban los callos, pero .... nada tenían que ver con los que yo hoy os presento. En Mallorca los callos están guisados en un caldo muy claro y suave. Ricos también, pero ... en este caso me quedo con los míos, contundentes y llenos de sabor. Aunque he de reconocer que el resto de los platos que probamos fueron un manjar. Excepto el frito mallorquín, que a mí personalmente no me gustó pero porque no me gusta el hígado. 

Foto de Caty Pol

El fin de semana terminó el domingo, con una visita por la mañana a Valldemosa, en compañía de Rosilet, Margalida, Caty, Marian, y Vivi. Allí pudimos desayunar el típico chocolate con coca de patata, que me dejó anonadada, que cosa más rica, de verdad. A la hora de comer nos fuimos a Génova  a comer un delicioso arroz brut en Can Pedro en compañía de Marian y sus maravillosas hijas, gracias chicas fue un auténtico placer. 

Y ahora ya ... después de contaros por encima (jajajaja si me hubiera explayado estoy segura de que no hubierais terminado de leerme) mi fantástico fin de semana en Mallorca ¿vamos con la receta de los callos? 



 INGREDIENTES PARA 3 - 4 PERSONAS

1 kg de callos de ternera
200 gr de morro de ternera
1 punta  de jamón
200 gr de panceta adobada
1 cebolla y media
1 cabeza de ajos +  4 dientes de ajos más
1 hoja de laurel
2 guindillas
2 pimientos choriceros
1 morcilla
1 chorizo
Sal
Pimienta
1 cucharadita de pimentón
Aceite de oliva

PREPARACIÓN 

Lo primero y más importante será lavar bien los callos. Para ello vamos a poner un barreño grande con agua, sal y vinagre, vamos a meter los callos y el morro, y vamos a tener allí durante al menos una hora.

Pasado ese tiempo, retiramos ese agua y vamos dándole aguas hasta que aclaremos y estén bien limpios.

Cuando estén limpios, los metemos en una olla, la llenamos de agua fría y llevamos al fuego, fuego medio. En el momento que rompa a hervir tiramos ese agua y volvemos a llenar la olla otra vez con agua limpia. Incorporamos la punta de jamón, la cabeza de ajos, 1 cebolla entera, los pimientos choriceros, la hoja de laurel, y salpimentamos. Esto lo pondremos a cocer a fuego lento, hasta que estén tiernos los callos. En mi cocina a fuego medio (6) lo tuve una hora.

Por otro lado en una sartén , con un chorrito de aceite, vamos a pochar la cebolla muy picada y los dientes de ajo, cuando empiecen a tomar color incorporamos la panceta adobada cortada en trozos pequeños y el chorizo cortado en rodajas, salteamos bien, y por último añadimos la cucharadita de pimentón, apartamos del fuego y reservamos.

Sacamos los pimientos choriceros de nuestra olla y los pasamos por un colador, incorporándolos al sofrito que habíamos preparado.

Retiramos los callos de la olla en las que los hemos cocinado, los ponemos en una cazuela de barro (si es que la puedes poner en tu cocina) o si no, en una cacerola,cubrimos con el caldo de la cocción y todo el sofrito que teníamos preparado con anterioridad. Incorporamos la morcilla entera, ya se deshace ella sola, volvemos a llevar al fuego y lo mantenemos a fuego lento durante 30 minutos más. Rectificando de sal y poniéndole las guindillas a nuestro gusto.

Cuando tengamos una salsa espesita será el momento de servir nuestro maravilloso plato de callos.



Besotes !!! Hasta pronto !!!

miércoles, 18 de febrero de 2015

42

CHOCOLATE CHIP COOKIES




Y .... muchos días después regreso, pero ... ¿qué es lo que te pasa Cristina? os preguntaréis , y es que ... el año no empezó mucho mejor que el que se fue, nada debe ser que los astros se fueron de viaje y se olvidaron de mí, y por eso todo sale del revés, no lo se, sea lo que sea lo que hace que no salga de una cuando ya estoy en otra, creo que ya se ha cebado bastante ¿no? Le pediría que me deje un poquito tranquila y me de un poquito de paz, que se coja la maleta y se vaya de vacaciones, a una isla desierta, dónde no pueda cebarse con nadie más.

Debido a esto mis ganas de meterme en la cocina son nulas, me da tanta pena, con lo que a mí me relaja meterme en la cocina, remangarme y pringarme hasta la punta de nariz con chocolate cuando hago dulces, pero .... ya está bien ... ya se acabó, voy a buscar tiempo de donde no lo tengo, voy a intentar ser positiva, voy a untarme en aceite para que me resbale todo, jajajaja, voy a pintar todo de color verde, el color de la esperanza, y quizás, sólo quizás, cuando el que me está poniendo tantas trabas vea que me da igual, que paso de todoooo a lo mejor decide dejarme en paz porque ve que ya no tiene nada que hacer conmigo. ¿No puede ser?

Mientras tanto, mientras hago todo lo que he dicho que voy a hacer, os voy a endulzar vuestra vida con estas deliciosas galletas. Unas galletas de chocolate y nueces, unas galletas chiquitas, para que te las comas de dos bocados.


INGREDIENTES PARA 60 GALLETAS (DE 20 GR C/U)

INGREDIENTES  LÍQUIDOS

250 gr de mantequilla blanda
125 gr de azúcar glass
125 gr de azúcar moreno
1 cdita de café de extracto de vainilla
2 pizcas de sal
2 huevos medianos

INGREDIENTES SECOS

370 gr de harina de fuerza
30 gr de cacao sin azúcar
1 cdita de café de levadura química
200 gr de chocolate troceado
50 gr de nueces de macadamia picadas **Yo usé las nueces comunes
1 cdta de café de flor de sal



PREPARACIÓN 

Batir la mantequilla con el azúcar, hasta obtener una consistencia cremosa (bien a mano o bien con un robot de cocina). Añadir de uno en uno el resto de los ingredientes líquidos, sin dejar de batir en ningún momento, obtendremos una masa homogénea.

Mezclar en otro bol todos los ingredientes secos, amalgamar las dos preparaciones, hasta obtener una masa uniforme. Esto es mejor mezclarlo con una cuchara de madera. Formar una bola, envolver en papel film y llevar a la nevera durante 1 hora mínimo.

Pasado este tiempo poner a precalentar el horno a 230º (calor arriba y abajo)

En una bandeja de horno vamos a poner una hoja de papel sulfurizado. Vamos a sacar nuestra masa de la nevera y vamos a ir haciendo bolitas, del tamaño deseado, las mías eran de unos 20 gr. Las vamos a ir disponiendo en la bandeja del horno dejando una separación entre ellas, ya que tenderán a crecer un poco.

Vamos a hornearlas 6 minutos, cuando las saquemos del horno estarán blanditas, pero es así como deben estar, con ayuda de una espátula, las iremos pasando a una rejilla y las dejaremos enfriar antes de darles el primer bocado, resistir, son sólo 10 - 15 minutos lo que tardan en enfriar.

Por último podemos espolvorearlas de azúcar glass o de cacao sin azúcar, eso va a vuestra elección. Yo opté por el azúcar glass y este fue el resultado.

Espero que os hayan gustado y nos vemos prontito, o al menos eso espero. Gracias por estar aquí siempre a pesar de mi ausencia.


Besotes !!! Hasta pronto !!!


Fuente: Un libro de Juana

lunes, 2 de febrero de 2015

56

MEXICAN WEEDING COOKIES


Más de un mes me ha costado volver a meterme en faena, no se porque pero estaba invadida por una dejadez enorme, eso sí, yo no he dejado de cocinar y de fotografiar, pero ... solo el mero hecho de pensar en pasarme horas y horas delante del ordenador, editando fotos y redactando entradas, me tiraba para atrás. 

Pero ya está bien, he decidido sacudirme esa vagancia, y afrontar este nuevo año y esta nueva etapa con positivismo (esto último lo digo en voz baja) porque no me lo creo ni yo. Creo que en el mundo no hay persona más negativa que yo, nunca veo el vaso medio lleno, siempre medio vacío. Así que ... como dice una amiga, bébete el agua del vaso y así no tendrás que pensar que está ni medio lleno ni medio vacío. Así que ... eso tendré que hacer jajajaja

Si os digo que soy una APASIONADA de México, aún sin conocerlo, creo que no os descubro nada nuevo porque en alguna que otra entrada ya he dejado constancia de lo que adoro ese fantástico país. De allí mismo proceden estas preciosas, delicadas y deliciosas galletas, las cuáles le vi a Pily y desde que se las vi las he hecho como 5 o 6 veces. Son rápidas, sencillas y ricas, así que ... creo que poco más se puede pedir. 

Tengo un grupo de amigos con los que salimos a andar cada domingo, después de la caminata cada uno lleva algo con lo que almorzar, estas galletas fueron probadas por ellos y quedaron encantados con ellas, así que ... creo que no es cosa mía cuando digo que son un bocadito exquisito. 

Son unas galletas con un sabor a nuez muy intenso, creo que por eso me gustan tanto, porque las nueces me pierden, son un vicio. Y encima son ricas en Omega 3, ayudan a rebajar el colesterol, y previenen la mala circulación. Son ideales para quién tenga intolerancia al huevo ya que carecen de él. 




INGREDIENTES (Para unas 50 galletas de 30 gr c/u)

270 gr de mantequilla a Ta (Temperatura ambiente, blanda)
520 gr de harina de trigo tamizada
65 gr de azúcar
200 gr de nueces troceadas
1 o 2 cucharadas sopera de leche
Azúcar glass para espolvorear


 PREPARACIÓN

Lo primero que haremos será cremar (batir) la mantequilla con el azúcar, hasta conseguir que el azúcar se integre en la mantequilla.

Vamos añadiendo la harina poco a poco y vamos mezclando hasta conseguir que se vaya integrando toda, si viéramos que no se integra podemos añadir un par de cucharadas de leche, mejor añadirla de poco a poco.

Incorporamos las nueces y mezclamos a mano. Tenemos que conseguir una masa que se trabaje sin pegarse.

Precalentamos el horno a 180º

Vamos haciendo bolitas del tamaño de una nuez, yo las fui pesando para que salieran todas iguales.

Depositamos en la bandeja de horno a la que habremos puesto papel sulfurizado y horneamos de 12 - 15 minutos con el calor arriba y abajo.

Sacamos a una rejilla, dejamos enfriar y espolvoreamos de azúcar glass.

Para su conservación las guardaremos en una lata. Aguantan perfectamente más de una semana en la lata, ahh eso si te resistes a abrirla cada 2 x 3 para coger una.



Besazos !!! Hasta pronto !!!


jueves, 18 de diciembre de 2014

56

MACARRONES DE BILBAO




Cuando la apatía invade tu cuerpo y se apodera de ti , es complicado dar rienda suelta a nada, te dejas arropar por ella y ves pasar los días sentada en el sofá, arropada hasta el cuello y con la mirada perdida hacía la nada. No se si será el frío, o las preocupaciones, no se si será el aburrimiento, pero ... estos días atrás me he dejado llevar por esa apatía, y aunque he hecho varias cosillas, han sido todas sin ganas, todas menos estos macarrones de Bilbao, a los que les puse muchas pero que muchas ganas, será por eso que han salido tan preciosos.

Al leer macarrones de Bilbao habréis pensado ¿y esta, se ha vuelto loca? pero no, así se llaman estos deliciosos dulces que conocí hace ya un año y pico, y que me quitaron todo el sentido, cayendo a sus pies por la sencillez que les caracteriza y por lo deliciosos que son.

Nada que ver con el famoso macaron parisino, si tenemos que buscar algún parecido diremos que los dos llevan clara de huevo, azúcar glas y almendras, así que ... a lo mejor por ello toman ese nombre, yo he buscado información y nada he encontrado, salvo que son típicas de San Blas (3 de febrero). Pero como yo no me guío por fechas pues los he hecho de cara a la Navidad, ya que me parecen ideales. un bocado delicioso con el que cerrar una copiosa comida o cena.

Y hablando de cerrar esta será la última receta de este año, con ella vamos a despedir el año, un año que para mí no ha sido nada bueno, ha habido muchos buenos momentos pero pesan más los malos, aún así no me quiero ir con mal sabor de boca y con malos recuerdos, al contrario estoy abierta a un año mejor, seguro que el 2015 será mi año, seguro que si lo espero con positivismo todo será distinto, así que ... igual que estos días atrás me aferré a la apatía hoy me aferro a la esperanza y a un futuro mejor.

Y ahora ... ¿vamos con la receta?

INGREDIENTES (Para 12 unidades)

125 gr de almendra molida
125 gr de azúcar glass
1 clara de huevo
1 cucharadita pequeña de canela
1 cucharadita pequeña de zumo de limón
3 cucharadas soperas de azúcar



PREPARACIÓN 

Precalentar el horno a 200º  (calor arriba y abajo)

Lo primero que haremos será en un bol mezclar la almendra molida, con el azúcar glas y la canela.

Incorporamos el zumo de limón y vamos añadiendo la clara de huevo poco a poco, es importante no añadirla entera, ya que a veces no es necesario usarla toda. Mezclamos todo bien (con la mano) tenemos que conseguir una masa compacta pero algo pegajosa.

Vamos formando bolitas, yo las hice de 40 gr cada una. Y aplastamos ligeramente un poco para conseguir pastas de 1 cm de grosor aproximadamente, pasamos por azúcar y vamos depositando en una bandeja cubierta con papel de hornear.

Ponemos en la parte central del horno y horneamos 10 minutos, pasado este tiempo las pastas estarán bien hechas, pero si queréis dorarlas un poquito más, poner la bandeja en la parte alta del horno con calor solo arriba un par de minutos, pero vigilando para que no se os quemen.

Sacar, pasar a una rejilla y dejar enfriar por completo.


Y hasta aquí la entrada de hoy, desearos a tod@s unas FELICES FIESTAS , que disfrutéis de la familia y de los amigos.

Os deseo de todo corazón que lo mejor del año que pasa sea lo peor del año que comienza



Besotes!!! Hasta el año que viene !!!
Fuente: Because